SALA DE CASACIÓN SOCIAL

Ponencia del Magistrado OMAR ALFREDO MORA DÍAZ.

 

               En la acción que por cobro de diferencia de prestaciones sociales, sigue el ciudadano RAFAEL CHACARE, representado judicialmente por los abogados Jacqueline Álvarez y Jairo Delgado, contra la sociedad mercantil VIDEOS & JUEGOS COSTA VERDE, C.A., representada judicialmente por el abogado Alejandro Perozo, y en forma solidaria a la sociedad de comercio C.A. ALIMENTOS Y BEBIDAS (CABE), sin representación judicial acreditada en autos; el Juzgado Superior Primero del Circuito Judicial Laboral de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia dictó sentencia en fecha 12 de abril de 2005, a través de la cual declara: 1) Con Lugar la apelación interpuesta por la representación judicial de la parte actora, contra la decisión del día 26 de enero de 2005 emanada del Juzgado Cuarto de Juicio del Circuito Judicial Laboral de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia; 2) Con Lugar la presente acción y 3) Revoca el fallo apelado.    

 

               Contra la decisión emitida por la Alzada, la representación judicial de la parte demandada anunció recurso de casación, el cual una vez admitido, se ordenó la remisión del expediente a esta Sala de Casación Social.

 

               Recibido el expediente, se dio cuenta en Sala en fecha 10 de mayo de 2005, designándose ponente al Magistrado OMAR ALFREDO MORA DÍAZ.

               Hubo formalización del recurso anunciado. Se presentó impugnación.

 

               Fijada la audiencia oral para el día 1° de noviembre de 2005, se llevó a cabo la misma en esa fecha.

              

               Celebrada dicha audiencia, se dictó la sentencia oral en esa oportunidad, por lo cual, se pasa a reproducirla en la oportunidad que ordena el artículo 174 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, en los siguientes términos:

 

FORMALIZACIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN

 

               Por razones metodológicas, la Sala altera el orden en que fueron presentadas las denuncias, procediendo, por lo tanto, a resolver la tercera delación planteada en el presente escrito de formalización. Así se decide.

              

De conformidad con el numeral 2 del artículo 168 de la Ley Orgánica del Trabajo, se acusa la infracción de los artículos 45 y 198 eiusdem, por falta de aplicación.

 

El formalizante explica que de las pruebas testimoniales y la declaración de parte, se evidenció que el demandante era un trabajador de confianza “al tener personal bajo su supervisión, resolver los problemas que se presentaran y tener conocimiento personal de los secretos industriales del patrón, por cuanto sabía del manejo y reparación de las máquinas que se utilizan en las apuestas o juegos”.

 

Señala que la recurrida niega aplicación del artículo 45 de la Ley Orgánica del Trabajo y por ende el artículo 198 eiusdem,  por cuanto se demostró que el accionante desempeñó un cargo de confianza de la empresa demandada; cuestión que fue determinante en dicho fallo recurrido, en tanto y cuanto, se le cancelaron conceptos, tales como horas extras y bonos nocturnos, que no le correspondían al actor por su condición de trabajador de confianza.

 

Para decidir, la Sala observa:

              

               La norma cuya infracción se denuncia, es la que se encuentra inserta en el artículo 45 de la Ley Orgánica del Trabajo, siendo que el contenido de esta determina cuál es la concepción legal de la figura del Trabajador de Confianza, entendiéndose por éste: “aquél cuya labor implica el conocimiento personal de secretos industriales o comerciales del patrono, o su participación en la administración del negocio, o en la supervisión de otros trabajadores”. En concordancia con esta disposición, el artículo 198 del mismo texto normativo, establece que no estarán sujetos a las limitaciones de la jornada de trabajo señaladas en los artículos 189 al 197 de la Ley Orgánica del Trabajo, entre otros, los trabajadores de confianza.

              

               Para el caso que nos ocupa, se alegó que al demandante no le correspondía el pago de ciertos conceptos peticionados, tales como horas extras y bono nocturno, por razón de que éste prestó servicios como trabajador de confianza, y ante tal cuestión, la Alzada decide:

 

“Tal y como antes se dijo, oídos los alegatos de las partes encuentra esta Juzgadora que por la forma como la demandada dio contestación a la demanda, quedó reconocida expresamente la prestación de servicio personal del trabajador demandante; sin embargo, negó el salario alegado, asimismo negó que su horario de trabajo era el alegado por el actor, por lo que era imposible la cancelación de todas las horas extras y bono nocturno que exige el trabajador debido a que su cargo le imponía el laborar sin tener un horario de trabajo determinado (...).

(...)

De lo dicho por la parte demandada en la audiencia oral y pública celebrada por este Tribunal en relación a la prestación de servicios del actor para la empresa en un horario que excede de la jornada de trabajo norma; al responder sobre las preguntas formuladas por ésta Juzgadora afirmó que el ciudadano tenía una jornada de trabajo que excedía de la jornada diaria establecida en las (sic) Ley Orgánica del Trabajo, y en consecuencia admitió que el actor laboraba horas extras nocturnas, ya que manifestó que el ciudadano RAFAEL CHACARE se quedaba en el sitio de trabajo hasta altas horas de la noche e inclusive existían días que se quedaba hasta las cinco de la madrugada. En virtud de lo manifestado por la parte demandada (...) considera esta Alzada la procedencia de las horas extras, pero debido a la inexactitud de las horas extras laboradas por el trabajador (..) es por lo que considera esta sentenciadora el pago del máximo de las horas extras durante la relación de trabajo (...)”.

 

 

 

               Al decidir lo anteriormente expuesto, la Alzada, luego de observar el alegato de la parte accionada acerca de la condición de trabajador de confianza del demandante, no toma en consideración el contenido del artículo 45 de la Ley Orgánica del Trabajo, y por ende tampoco aplica el artículo 198 eiusdem, aun y cuando, de la lectura íntegra del texto que contiene el fallo recurrido, no se observa que se haya logrado desvirtuar que efectivamente el accionante haya sido un empleado de confianza, mas aun -luego de efectuada la reproducción audiovisual de la audiencia celebrada en Primera Instancia- de las pruebas testimoniales se logra evidenciar que el actor tenía a su cargo responsabilidades tales como: supervisión de personal y supervisión de la operatividad de la empresa accionada; por lo tanto, ha debido estimarse que el actor tuvo tal carácter de trabajador de confianza.

 

               En consecuencia, el ad quem, al haber condenado conceptos por horas extras a la parte actora, no obstante habiendo sido éste un empleado de confianza de la empresa accionada, infringe, por falta de aplicación el artículo 45 de la Ley Orgánica del Trabajo y el artículo 198 del mismo texto normativo. Así se decide.

 

Evidenciada como ha sido la infracción cometida por la Sentenciadora de Alzada al pronunciar el fallo recurrido, la Sala declara con lugar el recurso de casación interpuesto y, en consecuencia, se anulará el fallo recurrido, para pasar a decidir sobre el asunto principal, todo de conformidad con lo dispuesto en el artículo 175 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo. La Sala deja constancia de que se abstiene de analizar las otras denuncias del escrito de formalización, por considerarlo inoficioso cuando de conformidad con el artículo 175 precitado, a ella le corresponde decidir el fondo de la controversia.

 

 

SOBRE EL MÉRITO DEL PRESENTE ASUNTO

 

               Esta Sala distingue que el cargo desempeñado por el trabajador accionante era denominado Gerente de Operaciones, y entre sus funciones, tal y como se asevera en las declaraciones aportadas por los testigos promovidos y evacuados ante el a quo y por la declaración del mismo trabajador, estaban las siguientes: supervisar y dirigir personal, supervisar las operaciones de Sala de Bingo y Sala de Máquinas, recibir las quejas sobre el personal y que éste las trasmitía a Recursos Humanos.

              

               Por lo que, al tener las responsabilidades anteriormente señaladas, el demandante se sumerge en el supuesto del artículo 45 de la Ley Orgánica del Trabajado, y al tener la condición de trabajador de confianza, por así contemplarlo el artículo 198 eiusdem, no está sujeto a la jornada de trabajo señalada en los artículos 189 al 197 ibídem. Así se decide.

              

               Ahora bien, establecido lo anterior, y habiendo descendido a las actas del expediente, esta Sala considera que la sentencia de fecha 26 de enero de 2005 emanada del Juzgado Cuarto de Juicio del Circuito Judicial Laboral de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia, es mucho más obsequiosa a la justicia que la decisión anulada en el presente fallo, por lo que, conforme a dicho veredicto, y dando por reproducido el mismo, se declarará parcialmente con lugar la presente acción, condenando a la empresa demandada a pagar la suma de TRES MILLONES CIENTO CATORCE MIL SEISCIENTOS TREINTA Y SIETE BOLÍVARES CON SETENTA CÉNTIMOS (Bs. 3.114.637,70), suma esta establecida en la precitada decisión proferida por el a quo, y conteste con todos y cada uno de los montos especificados en ella. Así se decide.        

              

D E C I S I Ó N

 

               En virtud de las razones antes expuestas, este Tribunal Supremo de Justicia, en Sala de Casación Social, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, declara: 1) CON LUGAR el recurso de casación formalizado por el abogado Alejandro Perozo, en su carácter de apoderado judicial de la empresa VIDEOS & JUEGOS COSTA VERDE, C.A., parte demandada como principal en el presente juicio, en contra de la sentencia dictada por el Juzgado Superior Primero del Circuito Judicial Laboral de la Circunscripción Judicial del Estado Zulia en fecha 12 de abril de 2005, 2) Se ANULA la sentencia recurrida, 3) Se declara PARCIALMENTE CON LUGAR la presente demanda y se ordena a la parte accionada pagar a la parte actora la cantidad de TRES MILLONES CIENTO CATORCE MIL SEISCIENTOS TREINTA Y SIETE BOLÍVARES CON SETENTA CÉNTIMOS (Bs.3.114.637,70) , 4) Se ORDENA el pago de la indexación a partir de la fecha de inicio de la ejecución voluntaria del fallo, conforme a la doctrina establecida por esta Sala y, 5) Se ORDENA el pago de los intereses moratorios desde la fecha en que culminó la relación de trabajo.       

 

               No hay condenatoria en costas, dada la naturaleza del presente fallo.

 

               Publíquese, regístrese y remítase el expediente a la Unidad de Recepción y Distribución de Documentos de la Circunscripción  Judicial del Estado Zulia. Particípese al Juzgado Superior de origen.

 

               No firman la presente decisión los Magistrados Juan Rafael Perdomo y Alfonso Valbuena Cordero, por no haber estado presente en la audiencia oral por razones justificadas.

 

               Dada, firmada y sellada en la Sala de Despacho de la Sala de Casación Social, del Tribunal Supremo de Justicia, en Caracas, a los ocho (08) días del mes de noviembre de dos mil cinco. Años: 195º de la Independencia y 146º de la Federación.

 

El Presidente de la Sala y Ponente,

 

 

_____________________________

OMAR ALFREDO MORA DÍAZ

El-

Vicepresidente,                                                                              Magistrado,

 

 

_______________________                        _______________________________

JUAN RAFAEL PERDOMO                            ALFONSO VALBUENA CORDERO

 

Magistrado,                                                         Magistrada,

 

 

_______________________________         _________________________________

LUIS E. FRANCESCHI GUTIÉRREZ       CARMEN ELVIGIA PORRAS DE ROA

 

El Secretario,

 

 

_____________________________

JOSÉ E. RODRÍGUEZ NOGUERA

 

 

R.C. AA60-S-2005-000747

 

Nota: Publicada en su fecha a

 

 

 

 

El Secretario,