SALA DE CASACIÓN SOCIAL

Caracas,  09 de  agosto   de 2006. Años: 196º y 147º.

 

En el proceso de cobro de indemnización por accidente de trabajo, prestaciones sociales y otros conceptos laborales instaurado por el ciudadano ELEAZAR ANTONIO MEDINA BRITO, representado judicialmente por la abogada Ana Mayora, contra la sociedad mercantil GRANJA BENDIECA, C.A. y solidariamente contra el ciudadano GIUSEPPE ARGENTO, la primera sin representación acreditada en autos, y el segundo representado judicialmente por el abogado Guillermo Rafael Cabrera Hernández, proceso en el cual actuó el ciudadano DOMÉNICO ROBERTO PIANELLA BRAUCCI, representado judicialmente por el prenombrado profesional del Derecho y por la abogada Rosa Ángela Rico Díaz; el Juzgado Primero Superior del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Aragua, publicó sentencia en fecha 18 de julio de 2005, mediante la cual declaró: 1) sin lugar el recurso de apelación ejercido por la parte actora contra la decisión dictada el 6 de mayo de ese mismo año, por el Juzgado Segundo de Primera Instancia de Juicio del Trabajo de la referida Circunscripción Judicial, que declaró “con lugar el punto previo de falta de cualidad en la demanda (…) (que) incoara el ciudadano: Eleazar Medina, contra Giuseppe Argento y Doménico Pianella, quien no tiene el carácter de representante de la Granja Bendieca C.A.”; y 2) la reposición de la causa al estado de aplicar la Institución del despacho saneador, de conformidad con el artículo 134 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, por lo que ordenó la remisión del expediente al Juzgado de Sustanciación, Mediación y Ejecución del Trabajo correspondiente.

 

Contra el fallo de alzada, el abogado Guillermo Rafael Cabrera Hernández, “actuando con el carácter suficientemente acreditado en autos” –entiéndase, como apoderado judicial de los ciudadanos Giuseppe Argento y Doménico Roberto Pianella Braucci–, anunció recurso de casación, en fecha 22 de julio de 2005.

 

El 26 de julio de 2005, el Juzgado Superior negó la admisión del mencionado recurso, negativa que fue recurrida de hecho por el prenombrado profesional del Derecho, mediante diligencia de fecha 8 de agosto de 2005, en la cual afirmó actuar “con el carácter suficientemente acreditado en autos”; y adjunto a ella, consignó escrito contentivo de las razones que fundamentan dicho recurso, ello, en su condición de apoderado judicial del ciudadano Giuseppe Argento.

 

El 27 de septiembre de 2005, se dio cuenta en Sala y se designó ponente al Magistrado Luis Eduardo Franceschi Gutiérrez, quien con tal carácter suscribe el presente fallo.

 

Llegada la oportunidad procesal para decidir el recurso ejercido, lo hace la Sala en los términos siguientes:

 

ÚNICO

 

Con el propósito de resolver el recurso de hecho interpuesto, es menester precisar que tanto el ciudadano Giuseppe Argento como el ciudadano Doménico Roberto Pianella Braucci son los recurrentes, pese a que en el escrito presentado el 8 de agosto de 2005, por el abogado Guillermo Rafael Cabrera Hernández, éste únicamente actuó en representación del primero de ellos. En este sentido, cabe destacar que la ley no exige que el recurso de hecho sea fundamentado –como sí ocurre, por ejemplo, con los recursos de casación y de control de la legalidad–, y en la diligencia mediante la cual el mismo fue ejercido, el prenombrado profesional del derecho afirmó actuar “con el carácter suficientemente acreditado en autos”, esto es, como apoderado judicial de los dos ciudadanos mencionados supra, según se desprende de los instrumentos poder que corren insertos en los folios 61, 62 y 262 del presente expediente.

 

Determinado lo anterior, se observa que el recurso de hecho in commento tiene por objeto el auto dictado en fecha 26 de julio de 2005, por el Juzgado Primero Superior del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Aragua, que negó la admisión del recurso de casación anunciado por el representante judicial de los ciudadanos Giuseppe Argento y Doménico Roberto Pianella Braucci, con fundamento en las siguientes razones:

 

(…) una vez revisado el presente asunto, se evidencia que se recurre de una sentencia interlocutoria, que declara Sin Lugar el Recurso de apelación que interpusiera la parte actora y se repone la causa al estado que se aplique Despacho Saneador, pero que no pone fin al proceso.

Siendo ello así, en apego a la disposición legal contenida en el artículo 167 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, numeral 1, y a la reiterada jurisprudencia de la Sala de Casación Social de Nuestro Máximo Tribunal, la cual es de obligatorio cumplimiento para esta juzgadora conforme a lo previsto en el artículo 177 ejusdem (sic), se declara INADMISIBLE el Recurso de Casación anunciado.

 

En efecto, el artículo 167 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo establece:

 

El recurso de casación puede proponerse:

1.       Contra las sentencias de segunda instancia que pongan fin al proceso, cuyo interés principal exceda de tres mil unidades tributarias (3.000 U.T.).

2.       Contra los laudos arbitrales, cuando el interés principal de la controversia exceda de tres mil unidades tributarias (3.000 U.T.).

Al proponerse el recurso contra la sentencia que puso fin al juicio, quedan comprendidas en él las interlocutorias que hubieren producido un gravamen no reparado por ella.

 

Ahora bien, fuera de los casos contemplados en la citada norma, el recurso de casación puede interponerse –en forma muy excepcional– contra las sentencias que la jurisprudencia de este alto Tribunal ha considerado impugnables mediante dicho recurso extraordinario, en virtud de su especial carácter jurídico.

 

En este orden de ideas, la jurisprudencia pacífica y reiterada de este Tribunal Supremo de Justicia, ha considerado como decisiones recurribles de inmediato en casación, las denominadas sentencias definitivas formales, siendo necesario diferenciarlas de las interlocutorias de reposición, a las que sería aplicable lo dispuesto en el último aparte del citado artículo 167 de la ley adjetiva laboral.

 

Al respecto, se ha señalado que la sentencia interlocutoria de reposición es aquella proferida en una oportunidad distinta a la definitiva, como consecuencia de una incidencia presentada en el juicio; mientras que la definitiva formal debe reunir las siguientes características: i) que sea dictada en la oportunidad de la sentencia definitiva de última instancia, ya sustanciado el proceso en su conjunto; y ii) que no decida la controversia, sino que declare la nulidad y reposición de la causa al estado que se juzgue pertinente con base en la existencia de un defecto procedimental no subsanado por la instancia inferior y ordene, en consecuencia, la nulidad de la sentencia definitiva dictada por el a-quo.

 

En el caso bajo examen, la causa fue tramitada inicialmente por el Tribunal Séptimo de Primera Instancia de Sustanciación, Mediación y Ejecución tanto del Nuevo Régimen como del Régimen Procesal Transitorio del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Aragua, que la remitió al Juzgado Segundo de Primera Instancia de Juicio del Trabajo de esa misma Circunscripción Judicial; este órgano jurisdiccional celebró la audiencia de juicio, en la cual se evacuaron las pruebas respectivas, y declaró “con lugar el punto previo [alegado en los respectivos escritos de contestación de la demanda, con fundamento en el artículo 361 del Código de Procedimiento Civil] de falta de cualidad en la demanda por cobro de Prestaciones Sociales y otros conceptos (que) incoara el ciudadano: Eleazar Medina, contra Giuseppe Argento y Doménico Pianella, quien no tiene el carácter de representante de la Granja Bendieca C.A.”.

 

Apelada la referida decisión, el Juzgado Primero Superior del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Aragua, realizó la audiencia oral prevista en los artículos 163 y siguientes de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo y declaró sin lugar el recurso ejercido; sin embargo, repuso la causa al estado en que el Juzgado de Sustanciación, Mediación y Ejecución del Trabajo, aplicara el despacho saneador previsto en el artículo 134 de la mencionada Ley.

 

Como se observa, el fallo impugnado en casación emanó del Juzgado Superior, después de la sustanciación del procedimiento, es decir, en la oportunidad de dictar la decisión definitiva. Ciertamente, en él no se anula de forma expresa el fallo de primera instancia, pero así debe entenderse, debido a la reposición de la causa decretada en virtud de la supuesta falta de aplicación del despacho saneador.

 

La dificultad de precisar si la sentencia recurrida constituye una definitiva formal o no, radica en que la anulada decisión de primera instancia comprendió dos pronunciamientos de distinta naturaleza, puesto que declaró, en primer lugar, la falta de cualidad del ciudadano Giuseppe Argento, y en segundo lugar, la “falta de cualidad” del ciudadano Doménico Roberto Pianella Braucci, “quien no tiene el carácter de representante de la Granja Bendieca C.A.”, señalando al respecto, que fue traído erróneamente al proceso como representante de la prenombrada sociedad mercantil. El primero de dichos pronunciamientos se refiere a la legitimación ad causam de un codemandado, cuyo efecto es desechar la demanda –aunque no haya sido declarado expresamente por el sentenciador–, mientras que el segundo versa sobre la falta de capacidad procesal, es decir, sobre la legitimación ad processum del mencionado ciudadano Doménico Roberto Pianella Braucci, presupuesto procesal necesario para que se constituya válidamente la relación procesal.

 

Ahora bien, visto que el juzgador a quo declaró que el ciudadano Giuseppe Argento, carecía de legitimación ad causam, pronunciamiento relativo a la sentencia de mérito –al menos en lo que respecta a uno de los codemandados–, se concluye que se trataba de una decisión definitiva, que fue anulada por la recurrida en casación, siendo ésta una definitiva formal.

 

Conteste con lo anterior, si bien la sentencia impugnada en casación no pone fin al juicio ni impide su continuación, al ser catalogada como una definitiva formal, resulta forzoso concluir que el recurso de casación anunciado es admisible, razón por la cual debe esta Sala declarar la procedencia del recurso de hecho ejercido. Así se decide.

DECISIÓN

 

Por las razones antes expuestas, este Tribunal Supremo de Justicia en Sala de Casación Social, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, declara CON LUGAR el recurso de hecho interpuesto por los ciudadanos Giuseppe Argento y Doménico Roberto Pianella Braucci, contra el auto dictado en fecha 26 de julio de 2005, por el Juzgado Primero Superior del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Aragua, que negó la admisión del recurso de casación ejercido contra la decisión emanada de ese mismo tribunal, en fecha 18 de julio de 2005; en consecuencia, SE ADMITE el recurso de casación anunciado.

 

Por consiguiente, a partir de la publicación de este auto comenzará a transcurrir el lapso de veinte (20) días, más el término de la distancia correspondiente –dos (2) días entre la ciudad de La Victoria y Caracas–, para la formalización del recurso de casación.

 

Publíquese, regístrese y désele cuenta en Sala.

 

 El Presidente de la Sala,

 

____________________________

OMAR ALFREDO MORA DÍAZ

   

 

El Vicepresidente,                                                        Magistrado,

 

 

________________________                          ______________________________

JUAN RAFAEL PERDOMO                      ALFONSO VALBUENA CORDERO

 

 

 

      Magistrado y Ponente,                                           Magistrada,

 

 

_______________________________       _________________________________

LUIS E. FRANCESCHI GUTIÉRREZ       CARMEN ELVIGIA PORRAS DE ROA

 

 

El-

 

Secretario,

 

 

_____________________________

JOSÉ E. RODRÍGUEZ NOGUERA

 

 

R.H.: AA60-S-2005-001515

Nota: Publicada en su fecha a

El Secretario,