SALA DE CASACIÓN SOCIAL

Caracas, primer (01) día del mes de febrero de 2006. Años: 195° y 146°

                  En el juicio que por cobro de prestaciones sociales y otros conceptos laborales, sigue el ciudadano JOSÉ MIGUEL VIÑA CAMACHO, representado judicialmente por los abogados Carlos Rafael Cuba Díaz, Egberto Rivas, Juan Carlos Ruggiantoni Padrón, Wilfredo López Alzurutt, Juan Carlos Ángel, Carlos Cuba Díaz y Catherine Palacio Mendoza, contra la sociedad mercantil DISTRIBUIDORA POLAR, S.A. (DIPOSA), representada judicialmente por los abogados Leticia Calanche de Guzmán, Libia Briceño de Zambrano, Betty Josefina Torres Díaz, Durilys Castillo, María Elena Chacín Torres y Lynseth Palima Trejo; el Juzgado Primero Superior del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Aragua, conociendo en alzada en fecha 06 de octubre de 2005, dictó sentencia definitiva mediante la cual declaró: 1) sin lugar el recurso de apelación interpuesto por la representación judicial de la parte demandante; y 2) confirmó la sentencia recurrida, que declaró sin lugar la demanda.

 

Contra la decisión de alzada, la representación judicial de la parte demandante, en fecha 14 de octubre de 2005, anunció recurso de casación, el cual fue declarado inadmisible mediante auto de fecha 26 de octubre de 2005.

 

                  Como consecuencia de la precedente declaratoria de inadmisibilidad, en fecha 1° de noviembre de 2005, la representación judicial de la parte actora, interpuso recurso de hecho.

 

                  Recibido el expediente por esta Sala de Casación Social, en fecha 1° de diciembre de 2005, se dio cuenta del mismo y se designó ponente al Magistrado LUIS EDUARDO FRANCESCHI GUTIÉRREZ.

 

                  Así, llegada la oportunidad procesal para decidir el presente recurso, lo hace la Sala al tenor siguiente:

 

Ú N I C O

 

                  El Juzgado Primero Superior del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Aragua, al declarar la negativa de admisión del recurso de casación, esgrime lo siguiente:

 

“Estando en la oportunidad procesal correspondiente, y una vez revisado el presente asunto, se evidencia que se recurre de una sentencia que pone fin al proceso, pero cuyo interés principal no excede de tres mil unidades tributarias (3.000 U.T.), toda vez que el Libelo de demanda se observa que la misma se estima en SESENTA Y SEIS MILLONES DOSCIENTOS DIEZ MIL CIENTO NOVENTA BOLÍVARES CON CINCUENTA Y UN CÉNTIMOS (Bs. 66.210.190,51), y de una operación aritmética se puede comprobar que para que conforme a la unidad tributaria, actualmente en Bs. 29.400,00, una causa sea susceptible de Casación, el monto mínimo de la demanda debe ser OCHENTA Y OCHO MILLONES DOSCIENTOS MIL BOLÍVARES (Bs. 88.200.000,00) (…).

 

Siendo ello así, en apego de la disposición legal contenida en el artículo 167 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, numeral 1, y a la reiterada jurisprudencia de la Sala de Casación Social de Nuestro Máximo Tribunal, la cual es de obligatorio cumplimiento conforme a lo previsto en el artículo 177 ejusdem, esta Alzada declara INADMISIBLE el recurso de casación anunciado. Y ASÍ SE DECIDE”.

 

      Como se puede apreciar, el Tribunal de Alzada al manifestar su negativa de admisión del recurso de casación, lo hace basándose en que el interés principal de la demanda no llena los requisitos exigidos en el artículo 167 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo.

 

                  Ahora bien, el mencionado artículo 167 de Ley Orgánica Procesal del Trabajo, requiere para la admisibilidad del recurso de casación, que la cuantía en que se estima la pretensión, exceda las tres mil unidades tributarias (3.000 U.T.).

 

                  En tal sentido, observa esta Sala que la decisión recurrida es una sentencia definitiva de última instancia en un procedimiento laboral, de cuyo escrito libelar se evidencia, que la cuantía asciende a la cantidad de Sesenta y Seis Millones Doscientos Diez Mil Ciento Noventa Bolívares con Cincuenta y Un Céntimos (Bs. 66.210.190,51), es decir, no supera el monto de Bs. 88.200.000,00, correspondientes al equivalente de las tres mil unidades tributarias (3.000 U.T.) exigidas para el ejercicio del recurso de casación, todo conteste con la oportunidad en que fue proferida la decisión recurrida.

 

                  No obstante, denota esta Sala de las actas insertas al expediente, que en fecha 09 de agosto de 2004, la representación judicial de la parte actora presentó escrito de reforma de la demanda, en el cual después de ratificar los conceptos establecidos en el libelo original, demandó la cantidad de Ciento Ochenta Millones de Bolívares (Bs. 180.000.000,00), por conceptos de daños y perjuicios.

 

                  Por tanto, el valor definitivo de la demanda se ponderó en la cantidad de DOSCIENTOS CUARENTA Y SEIS MILLONES DOSCIENTOS DIEZ MIL CIENTO NOVENTA BOLÍVARES CON CINCUENTA Y UN CÉNTIMOS (Bs. 246.210.190,51).

 

                  Así pues, conforme a lo antes expuesto, esta Sala considera que en vista que el monto definitivo en que fue estimado el valor de la demanda excede la cantidad de tres mil unidades tributarias (3.000 U.T.), que es la cuantía mínima requerida para la admisibilidad del recurso de casación en los juicios laborales, de conformidad con lo dispuesto en el ordinal 1° del artículo 167 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo, equivalente a Ochenta y Ocho Millones Doscientos Mil Bolívares (Bs. 88.200.000,00), cantidad que se obtiene de multiplicar Veintinueve Mil Cuatrocientos Bolívares (Bs.29.400,00) -valor de la unidad tributaria para el momento en que fue dictada la sentencia de segunda instancia- por tres mil (3.000); resulta admisible el mismo y procedente el recurso de hecho propuesto. Así se resuelve.

 

D E C I S I Ó N

 

                  En el marco de las razones antes señaladas, este Tribunal Supremo de Justicia, en Sala de Casación Social, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, declara CON LUGAR el recurso de hecho intentado por la parte actora, contra el auto dictado el 26 de octubre de 2005, por el Juzgado Primero Superior del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Aragua, y en consecuencia, ADMITE el recurso de casación anunciado contra la sentencia proferida por el Juzgado Superior antes mencionado, en fecha 06 de octubre de 2005.

 

                  Por consiguiente, a partir del día siguiente a la publicación del presente auto, comenzará a transcurrir el lapso de veinte (20) días, mas el término de la distancia correspondiente, para la formalización del recurso de casación, todo, de conformidad con el artículo 171 de la Ley Orgánica Procesal del Trabajo.

 

                  Publíquese, regístrese y désele cuenta en Sala. Agréguese al expediente.

 

El Presidente de la Sala,

 

_____________________________

OMAR ALFREDO MORA DÍAZ

   

   

     El Vicepresidente,                                                              Magistrado,

 

 

________________________                          ______________________________

JUAN RAFAEL PERDOMO                 ALFONSO VALBUENA CORDERO

 

 

      Magistrado y Ponente,                                                      Magistrada,

 

 

_______________________________       _________________________________

LUIS E. FRANCESCHI GUTIÉRREZ       CARMEN ELVIGIA PORRAS DE ROA

 

 

El-

 

 

Secretario,

 

 

_____________________________

JOSÉ E. RODRÍGUEZ NOGUERA

 

R.H. Nº AA60-S-2005-001902

Nota: Publicada en su fecha a

El Secretario,