Fecha: 02/02/2021

Url: https://www.lablabor.com.ve

El trabajo a distancia no está exento de riesgos laborales. Incluso, la prestación de servicios bajo la modalidad de teletrabajo podría implicar accidentes de trabajo, así como también el desarrollo de enfermedades ocupacionales. Esta situación es especialmente delicada en el caso venezolano, pues si bien con ocasión del Covid-19 se instó a que, en la medida de las posibilidades, se implementara el teletrabajo, actualmente no hay normativa que regule la materia, lo que obliga a extender interpretativamente normas que no fueron confeccionadas pensando en nuevas formas de prestación de servicios derivadas de la pandemia.

Riesgos psicosociales, trastornos músculo esqueléticos e incluso fatiga visual, forman parte del menú. La especial importancia de contar con un estudio de ergonomía del puesto de trabajo se pone de manifiesto, pues la obligación del patrono va más allá de la simple dotación de equipos y/o herramientas para el desempeño de las funciones e incluye analizar niveles de ruido, concentración de polvo e iluminación, entre otros.

Los equipos de protección también son importantes, su oportuno suministro (de acuerdo al previo diagnóstico) así como también las instrucciones suficientes respecto del correcto uso tienen un impacto directo en la disminución de la probabilidad de ocurrencia de los infortunios con ocasión del trabajo.

El estrés al que se expone una persona que presta servicios bajo la modalidad de teletrabajo también es distinto y supone tener en cuenta el tiempo de desconexión, respeto a los límites de la jornada de trabajo, así como garantizar flexibilidad horaria, pausas durante la jornada y; dependiendo del lugar de prestación de servicios el asilamiento y separación del ámbito familiar durante la faena.

Los accidentes de trabajo y las enfermedades ocupacionales, tienen su origen principalmente en dos causas: condiciones y/o acciones inseguras. La notificación de riesgos correctamente elaborada es un factor relevante, pero el análisis del puesto del trabajo e incluso su fiscalización podría estar reñido, dependiendo del caso, con un principio muy común en distintas regímenes jurídicos de América Latina; a saber: la inviolabilidad del domicilio. 

Distinguir un accidente ordinario de un accidente laboral no es sencillo cuando de teletrabajo se trata. Diferenciar una enfermedad ocupacional de una enfermedad común mucho menos y; si bien es cierto la jurisprudencia local refiere al nexo causal, la frontera luce menos nítida a falta de normativa específica y técnica sobre este particular. 

El Covid-19, no sólo amerita la implementación de protocolos de bioseguridad para la prestación de servicios bajo modalidad presencial, sino además la observancia especial de seguridad y salud laboral en las distintas formas de trabajo a distancia, incluyendo el teletrabajo.

En LabLabor estamos listos para brindarte asesoría respecto de cómo lograr que la prestación de servicios bajo la modalidad de teletrabajo no implique mayores riesgos en materia de seguridad y salud laboral. Solo pide tu cotización haciendo clic aquí

En #Venezuela #Laboral se escribe con L de #LabLabor Â¡La Guía del Gerente Exitoso!

©2021 Lablabor ¡La Guía del Gerente Exitoso! RIF J-41282013-3 | Desarrollado por Mingo Agency

Traducir

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

o    

¿Olvidó sus datos?

Create Account